Blogia
Mimi de Ribono

La Fonte.

La Fonte.

Les Cases de La Fonte, aquella fonte, aquel cañu yera la nuesa vida entero. Yo yera piquiñina con seis añinos o asina. Díbamos, volvíamos tol día, venga vegaes a enllenar los calderos d’agua. Naide tenía agua nes sos cases entós.

Munches muyeres, rapaces y rapacines en cola poníamos la rudiera na cabeza (unes yeren de cueru, otres de trapu).

Dempués subíamos a pulsu’l calderu y veíamos subir a toes pel camín, pindiu, allarribones hasta les cases de Ribono.

Subíen col pasu suavino, ximielgando los cadriles col bien preciáu y les manes en xarra na cintura.

Calderines, calderos, calderonos, esguilando, esguilando. Unos de lloza blanco con flores colloraes pintaes. Otres yeren ferraes brillantes.

Pel branu l’agua nun salía facilono, yera un filín finín. Entós poníense munchos calderos enfilaos (toes sabíamos cual yera’l nuesu) y tábamos hores y hores hasta poder enllenalu. Yo como vivía cerquina d’ella cudiaba ¡¡probina!!, cudiaba que naide se colare y respetábense asina los turnos.

Nun soi a entender cómo confiaben en min, una rapazuca tan pequeña.

Yo pasaba embobada les hores viendo pasar agua pel regatu, cantando ente les guapes cales blanques con tallu tan llargu cimblando col aire.

Dempués poníense los calderos enllenos pal otru llau hasta que les muyeres, siempre les muyeres, podíen venir por ellos.

Elles dábenme un besu restallón, figos pasos, ablanes o llevantábenme peles manes en pelondines faciendo una vuelta como un molín, echando risaes.

Ribono, Les Case de La Fonte, La Fonte, aquella fonte con maxa, yera la vida entero pa nos.

Va atapeciendo, la fonte queda sola col regatu, too ye silenciu.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres