Blogia
Mimi de Ribono

El llinguáu.

El llinguáu.

Dacuando, les mios alcordances son apaecíes a les de García Márquez (salvando les distancies), pero tenemos a comuña la importancia de les güeles nos pensamientos máxicos que perduren al traviés del tiempu y que formienten cuando neños.

Yo llevo tola vida intentando ser lóxica nes mios decisiones, refugar de tantos rituales que tán nes vivencies daquelles dómines, pero nun soi quien a evitalo por coses como les que voi contavos:

Mio güela per parte mio pá, llamábase Brígida, taba siempre mala careciendo del riñón (normal, tuvo quince fíos y viviéron-y ocho), daquella un fíu al añu. Yera de poques pallabres, taba tol día na cocina. Yo rondaba per ellí porque tenía una mesa de granitu verde y acoruxábame embaxo, pente les pates. Na cocina había una fresquera (un armariu con alambre, pa que nun entraren los mures nin les mosques a comer la carne ya’l pescáu).

Una mañana mio güelu mercó un llinguáu y como nun teníamos nevera y díbamos comelu llueu, púnxolu al fresco na ventana. Nun tris, el gatu garrólu y xispió con él prau abaxo. Quedemos les dos atontolinaes.

De sópitu, diz mio güela: "tranquila, vamos echar un responsu".

Yo nun entendí gota pero acompañéla. Rezaba mui rápido y dicía coses como en llatín y pescancié dalgo de "San Antón, ayúdame". Les dos díbemos pel prau y alcontremos el llinguáu tou puercu, tres d’un mogote piedres. Mio güela sonrió mirando al cielu y dio-y les gracies a San Antón en voz alta.

Dempués llavemos el pexe y comímoslu fritu. Tiempu más tarde enteréme qu’estes coses pídense a San Antonio de Padua, que ye un santu que val p’atopar lo que pierdes dacuando y tamién pa echar mozu. Y pa que t’ayude colos animales ta tamién San Antón, pero esti yá ye otru santu.

Soluciones máxiques a problemes lóxicos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres