Blogia
Mimi de Ribono

Ritina y la seronda.

Ritina y la seronda.

Nes mios alcordances queda la imaxen d’una rapacina, collacia de la mio hermana Loli y de mio, Ritina.

Yera de Ribono, daquella tendría unos catorce años y yo unos ocho o asina. Paez que toi viéndola: pequeñina, morenina, siempre con saya escura, amarronada, con un mandilín enllenu castañes y ablanes, pa dánosles a los neños de l’aldea, porque tan bona yera que nos les daba hasta quedar ella ensin nenguna. Amás, adoraba a los neños pequeñinos.

Ayudaba a la maestra colos rapacinos y adeprendíanos a lleer. Tamién echaba una gabita a los sos pas na casería, col ganáu y la güerta.

Yera tan guapina que cortexaba, refrescaba por Laure. Nosotres díbamos munches tardes por un camín tou embarráu d’escopeta cola parexa.

Na seronda tábamos la mio hermana y yo tol día al rau d’ella y engarapitábemonos hasta’l castañéu del monte, p’ayudalos a atarraquitar la cuerria de castañes, dempués de demer los árboles. Nun acababa ehí, llueu díbamos a la gueta, a pañar les castañes y pa lo cabero a la rebusca. ¡Vaya porretaes de castañes!.¡Qué riques taben!.¡Yo comíales hasta crudes!. Y tamién asaes nel farol.

Tol iviernu díbamos por castañes a la cuerria pa dempués comeles cocíes o con lleche.

Tovía puedo sentir los mios pies ente la fueya de les castañales, igual qu’una alfombra mullida pa festexar l’amagüestu.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres