Blogia
Mimi de Ribono

La pidida.

La pidida.

Casase daquella yera bien distinto a agora.

Cuando’l mio tíu Balta echó moza diben a cortexar a lo que llamábemos "Mieres", la capital. Baillaben nuna discoteca "La Pista" y ellí conoció a la so muyer. Cuando llevaben dalgún tiempu refrescando daben un pasu más. Xubíen a la novia pa que la conocieren los pas del noviu.

Mio güela pa festexalo fixo pa xintar un guisu con tres o cuatro pitos, y echába-yos lloréu, pimientos y vinu blanco. Alcuérdome que servía mogotes grandes de carne acompangaos de pan y vinu.

Na mesa taben namás que los novios y los mios güelos, pero tres d’ellos en corru poníamosnos ocho o diez parientes sentaos en sielles, en silenciu, ente los que taba yo. Dedicábamosnos con tol descaru a ver qué facía la novia. La preba yera de nun creyer, toos mirando como si fuere la televisión.

En superando esto facíase de siguío la pidida. Consistía en quedar otru día pa comer un corderu a la estaca.

Preparábalu un home de Ribono que diba de pidida en pidida. Poníalu abiertu llantáu n’estaques y tizaba fueu per baxo d’él. Facíalu selequino, echába-y un mangaráu fechu con yerbes que nun nos dicía. Dempués díbamos tola familia y los amigos del noviu al prau onde preparaben el corderu. Espurríamos mantes y poníamos platos de cristal, vasos y pamestes. Axuntábamosnos guapamente más de venti persones.

L’encargáu d’asar echábanos en platu cachos de carne bien grandes y nun díbamos pa casa hasta que nun quedaba un res del corderu nin del vinu del pelleyu, yá de nueche.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres